PRÁCTICAS RECOMENDADAS, PROHIBIDAS, OBLIGATORIAS EN PRODUCCIÓN INTEGRADA

REPORTAJE FOTOGRÁFICO
17 mayo, 2021
AGRICULTURA
19 mayo, 2021

PRÁCTICAS RECOMENDADAS, PROHIBIDAS, OBLIGATORIAS EN PRODUCCIÓN INTEGRADA

En el Reglamento Específico de Producción Integrada de Algodón, se establecen una serie de Prácticas: Recomendadas, Prohibidas y Obligatorias, a la hora de llevar a cabo los Riegos que hay que cumplir y se detallan a continuación:

PRÁCTICAS OBLIGATORIAS

Se debe disponer de las características analíticas (químicas) de la calidad del agua de riego, al menos, cada dos años y en un laboratorio autorizado, excepto en el caso de pozos propios, que tendrá que justificarse una periodicidad mayor.

Si el método de riego es a través de riego localizado ha de contar con una UNIFORMIDAD DE DISTRIBUCIÓN mínima de 85 % y una eficiencia de aplicación del agua similar. Para garantizar esta calidad de riego ha de hacerse una evaluación del sistema de riego a principio de la campaña cada año.

Si el método es a través de riego por aspersión (en todas sus modalidades) se ha de asegurar una UNIFORMIDAD DE DISTRIBUCIÓN mayor del 75 % evitando factores de ineficiencia en la aplicación del agua de riego como escorrentía y deriva por el viento. Para ello no se regará con vientos mayores de 12 Km/h y la lluvia aplicada nunca será mayor en función del suelo de los siguientes valores:

Suelo arcilloso: pluviometría < 7 mm/h
Suelo franco: pluviometría < 8 mm/h
Suelo arenoso: pluviometría < 10 mm/h

Para garantizar la eficiencia de riego de nuestro sistema será necesario realizar una evaluación del mismo al menos una vez cada tres años y cada vez que se inspeccione esta variable ha de estar perfectamente caracterizada la instalación para no incurrir en cambios que modifiquen la uniformidad del riego

Para la programación de los riegos se seguirá el método del balance de agua en el suelo. En particular, para dicho método se emplearán los siguientes valores del coeficiente de cultivo (Kc):

Fase del cultivo             Kc                      Profundidad radicular

Inicial                              0,25                              0,30

Desarrollo                      0,70                              0,80

Media                             1,15                              1,10

Maduración                   0,30                              1,10

Entendiéndose por fase de cultivo:

Fase Inicial: Desde la siembra hasta que el cultivo cubre un 10% de la superficie del suelo
Fase de Desarrollo: Desde el fin de la fase inicial hasta que el cultivo cubre un 70% de la superficie del suelo.
Fase Media: Desde el fin de la fase de desarrollo hasta que finaliza la formación de cápsulas.
Fase de Maduración: Desde que finaliza la formación de cápsulas hasta la defoliación.

Los volúmenes máximos de cada riego se establecerán en función de la profundidad radicular, del estado hídrico y de las características físicas del suelo. Emplear en cada riego una fracción de lavado complementaria a las dosis normales de riego para compensar la salinidad del agua de riego, en caso de superar el agua de riego un valor superior a 5,1 dS/ m no regar. La Relación de Absorción de Na en el agua de riego no deberá ser superior de 12

El nivel de agotamiento permisible (NAP) del agua disponible se fija en 0,50 hasta la fase de desarrollo y 0,60 en la fase media y hasta 0,90 desde la fase media hasta la maduración, excepto en aquellos casos en que se aplique riego deficitario de manera debidamente justificada.

Deberá registrarse el agua de riego aplicada mediante contadores. En el caso de que dicho registro no fuese posible, se efectuará un registro de las fechas de los riegos y los tiempos de cada riego.

PRÁCTICAS PROHIBIDAS

Utilizar como método de riego el riego a manta y riego por surcos por todas las calles, salvo justificación técnica suscrita por el técnico.

PRÁCTICAS RECOMENDADAS

Utilizar junto el método de balance de agua elementos para detectar el estado de humedad del suelo (tensiómetros de fácil manejo, censores FDR, etc) para controlar la evolución de la humedad del suelo a profundidad radicular.

Niveles de parámetros del agua de riego:

Boro < 2,5 ppm

Utilización de técnicas de fertirrigación en sistemas de riego de alta eficiencia. Para ello se recomienda el siguiente programa de fertirrigación, variándose en función del tipo de suelo existente:

Nitrógeno: 25% en fondo y 75% en fertirrigación, recomendable urea, hasta finales de julio.

Fósforo: Todo en fondo, recomendable fosfato diamónico.

Potasio: Recomendable en forma de potasa, durante julio y agosto.

En caso de necesitar riego de nascencia, se aplicará mediante aspersión.

En zonas de cultivo en las que se sospeche riesgo de existencia de excesiva concentración de boro en el agua de riego disponible, incluir la determinación analítica de la misma en los análisis físico-químicos de ésta.

Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto con el técnico de Producción Integrada de ASAJA Cádiz.